Cada vez más presentes en la medicina integrativa, se ha comprobado que las terapias mente-cuerpo son herramientas complementarias que ayudan a sobrellevar el cáncer tanto física como mentalmente. Algunas de ellas son: el yoga, la visualización, el tai chi y la hipnosis. Conoce más aquí

Las terapias complementarias son cada vez más usadas en la medicina integrativa, especialmente para el tratamiento del cáncer. Por ejemplo, en la oncología integrativa (una subespecialidad relativamente nueva) se usan las terapias mente-cuerpo. 

Estas terapias son un conjunto de técnicas que mejoran las interacciones de la mente con las funciones corporales, con el objetivo de inducir la relajación, mejorar la salud y el bienestar en general (1).

¿Por qué integrarlas con los tratamientos convencionales?

El diagnóstico de cáncer genera un impacto psicológico fuerte, que muchas veces trae consigo estrés, ansiedad, depresión y miedo a la recurrencia (1).  

Además, lidiar con síntomas como fatiga, dolor, dificultad para dormir, náuseas, diarrea y vómitos, entre otros, hacen que el proceso sea más difícil de transitar. Si a eso añadimos el impacto que ha generado a nivel mundial el COVID-19, que se ha convertido en un factor estresor adicional (1). 

Este tipo de terapias permiten lidiar más amablemente con la enfermedad y sus diversos síntomas, y han sido ampliamente estudiadas en personas con cáncer. 

Cada una de las modalidades que presentaremos a continuación puede ayudar a desarrollar habilidades de afrontamiento, aliviar los síntomas y/o mejorar la comunicación (2).


Tipos de terapias cuerpo-mente

Visualización / Imágenes guiadas 

Con esta técnica, la persona visualiza o imagina en su mente imágenes o escenarios positivos. Las imágenes guiadas se usan para reducir el estrés, el dolor, la ansiedad y la depresión, así como para ayudar a controlar los síntomas de una enfermedad, como el cáncer. 

También se llama imaginación afectiva guiada, psicoterapia imaginativa, terapia de imaginería y visualización guiada.

Tai Chi/ Qigong

Tai chi y Qigong son dos terapias complementarias que incorporan una variedad de movimientos físicos, incluyendo acciones meditativas y movimientos fluidos y lentos, similares a los de la danza (1). Estas prácticas han demostrado tener el potencial de aliviar diversos síntomas y efectos secundarios oncológicos (4).

Terapias creativas

Las terapias creativas abarcan una variedad de modalidades expresivas diseñadas para facilitar la expresión emocional, que incluye enfoques basados en las artes como la arteterapia, la escritura expresiva, el juego de arena, el modelado con arcilla, la terapia de movimiento, el psicodrama, el juego de roles y la musicoterapia (2).

La terapia de arte visual permite expresar pensamientos y sentimientos a través de actividades que involucran imágenes, color y forma, facilitando la autoexploración y comprensión (1).

Hipnosis

La fase inicial de la hipnosis se denomina inducción, implicando la relajación y, comúnmente, el uso de la imaginación para enfocarse en el propósito de la sesión. La segunda etapa es la fase de aplicación, donde típicamente un terapeuta entrenado ofrece sugerencias específicas para abordar síntomas o condiciones particulares (1). 

Por lo general, la hipnosis la realiza un terapeuta con entrenamiento especial.

Su efectividad para aliviar el dolor, fatiga, insomnio, calorones, la ansiedad y los vómitos ha sido comprobada (2). 

Yoga

Abarcando varias ramas, el yoga incluye orientación sobre un estilo de vida ético, práctica espiritual, técnicas de respiración (pranayama), meditación (dhyana) y posturas de movimiento físico (asanas). En conjunto, estos elementos trabajan para unificar, la mente, el cuerpo y el espíritu (1). 

Hay mucha evidencia científica sobre la capacidad del yoga para disminuir fatiga, ansiedad, depresión y mejorar la condición física, entre otros (5). 

Durante su diagnóstico de cáncer, Carlos también usó algunas de estas terapias cuerpo-mente (yoga, visualizaciones, mantras, etc.) que lo ayudaron tanto a superar los pensamientos negativos como a darle fortaleza física. Y ahora las ha agrupado en un curso online al que puedes acceder aquí

¡Esperamos que cualquiera de estas herramientas te ayuden! 

Daniella Bellizia Chacón

Nutricionista – dietista

Equipo Anticáncer Carlos Malatesta

Referencias bibliográficas

  1. Psychosocial and Integrative Oncology: Interventions Across the Disease Trajectory. Annual Review of Psychology. Volume 74, 2023 Carlson, pp 457-487. Disponible en la web en: https://www.annualreviews.org/doi/full/10.1146/annurev-psych-032620-031757#_i2 
  2. Cancer Council Victoria. Complementary therapies Disponible en la web en: https://www.cancervic.org.au/cancer-information/treatments/common-side-effects/complementary-therapies/mind-body-techniques.html#:~:text=Scientific%20studies%20suggest%20that%20mind,affect%20mood%20and%20overall%20wellbeing.
  3. Heathline. What to Know About Autogenic Training. Website. Nov 22, 2019. Disponible en la web en: https://www.healthline.com/health/mental-health/autogenic-training 
  4. Yingchun Zeng, Taizhen Luo, Huaan Xie, Meiling Huang, Andy S.K. Cheng, Health benefits of qigong or tai chi for cancer patients: a systematic review and meta-analyses. Complementary Therapies in Medicine, Vol 22, Issue 1,2014, pp:173-186. Disponible en la web en: https://doi.org/10.1016/j.ctim.2013.11.010.
  5. American Cancer Society. Digale sí al yoga. Octubre 2, 2019. Disponible en la web en: https://www.cancer.org/es/cancer/noticias-recientes/digale-si-al-yoga.html