Para las mujeres que han sido diagnosticadas con cáncer, comprender la relación entre la  menopausia y el cáncer puede ser de gran importancia. Continúa leyendo para obtener más información detallada sobre este tema

Sobre la menopausia

La menopausia es un proceso natural por el que las mujeres dejan de tener sus períodos menstruales, y suele ocurrir entre los 45 y los 56 años (1). 

Es una etapa normal de la vida, sin embargo, trae consigo una serie de cambios físicos y emocionales, como sofocos, sudoración nocturna, insomnio, cambios de humor y sequedad vaginal, entre otros, que pueden ser todo un desafío durante y después del tratamiento con cáncer. 

Sin embargo, es importante comprender que la menopausia es una fase natural y que existen diversas maneras de manejar sus síntomas para mantener una buena calidad de vida.  

Cómo el cáncer puede adelantar la menopausia

Algunos tratamientos contra el cáncer pueden adelantar la llegada de la menopausia. Es un efecto secundario y se le conoce como menopausia temprana o precoz. 

Esto puede suceder debido a cirugías que extirpan los ovarios, ciertos medicamentos de quimioterapia que dañan la función ovárica, la terapia hormonal que suprime la producción de estrógeno y la radioterapia (2). 

Los síntomas pueden ser temporales o permanentes, dependiendo de varios factores como la edad de la paciente, el tipo de medicamento, la dosis y la duración del tratamiento (2).

Cáncer diagnosticado durante la menopausia

También puede ocurrir que una mujer sea diagnosticada con cáncer durante la menopausia. 

En estos casos, las mujeres en la menopausia pueden tener un mayor riesgo de cáncer debido a varios factores. Aunque la producción de estrógeno por los ovarios disminuye significativamente durante la menopausia, las células grasas pueden seguir produciendo pequeñas cantidades, sumado a una exposición acumulada al estrógeno a lo largo de su vida. Y se ha relacionado un mayor porcentaje de cáncer de mama asociado al estrógeno en mujeres menopáusicas (3).

Sin embargo, la menopausia precoz podría tener implicaciones diferentes. Algunos estudios sugieren que la menopausia precoz puede estar asociada con un menor riesgo de cáncer de mama (4), mientras que otros indican que podría aumentar el riesgo de cáncer de mama y de ovario (5). Esta discrepancia se debe a la complejidad de los factores hormonales y genéticos involucrados.

Síntomas menopáusicos y tratamiento del cáncer 

Síntomas, como la fatiga y los problemas para dormir, pueden empeorar y dificultar la finalización del tratamiento. En algunos casos, estas dificultades pueden llevar a las pacientes a retrasar o incluso abandonar su tratamiento por completo (2).

Además, muchas mujeres que superan el cáncer de mama y otros tipos de cáncer que afectan la zona pélvica enfrentan desafíos sexuales a largo plazo. Estos problemas pueden incluir disminución del deseo sexual, sequedad vaginal y dificultades para disfrutar de las relaciones íntimas, lo que puede afectar significativamente su calidad de vida después del tratamiento (2).

Terapia hormonal para la menopausia y consideraciones en relación al cáncer 

La terapia de reemplazo hormonal (TRH) es un tratamiento que utiliza hormonas sintéticas para compensar los niveles hormonales que disminuyen después de la menopausia. Los medicamentos de TRH suelen contener estrógeno, progesterona o ambas hormonas, adaptándose a las necesidades individuales de la paciente (6).

Este tipo de terapia hormonal puede aliviar eficazmente los síntomas vasomotores de la menopausia, como la fatiga, los problemas sexuales y la sequedad vaginal, además de mejorar la calidad del sueño (2). Sin embargo, existen consideraciones importantes sobre su uso y el riesgo de cáncer que deben discutirse con el médico antes de comenzar el tratamiento, especialmente en mujeres con antecedentes de cáncer.

De igual manera, no se recomienda la terapia hormonal en casos de cáncer de mama, a menos que sea de tipo triple negativo y se apruebe bajo supervisión médica. Tampoco es aconsejable en ciertos tipos de cáncer de útero y ovario (2). Además, su uso está desaconsejado en casos de cáncer de endometrio avanzado (7).

En los tipos de cáncer fuera del área ginecológica, la terapia hormonal podría considerarse, salvo en casos de cáncer de estómago, esófago, pulmón y vejiga, donde la evidencia en contra es más contundente, especialmente para los dos últimos (2).

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los Estados Unidos recomienda utilizar la terapia hormonal durante el menor tiempo posible y a la dosis más baja efectiva para aliviar los síntomas de la menopausia durante el tratamiento del cáncer.

También existen alternativas no hormonales para el manejo de los síntomas menopáusicos en mujeres con diagnóstico de cáncer o que prefieren evitar las hormonas, como los anticolinérgicos, anticonvulsivantes y antidepresivos en dosis bajas, que ser pueden ser exploradas en consulta con el ginecólogo (2).

En resumen

Estar informada y consultar con profesionales de la salud son pasos fundamentales para manejar esta transición de manera efectiva. 

Asimismo, recordemos que la menopausia no solo es un efecto secundario, sino también una etapa normal que, tarde o temprano, se presenta en la vida de muchas mujeres. Con el apoyo adecuado, se pueden encontrar estrategias que mejoren la calidad de vida y promuevan el bienestar integral.

Aunque pueda presentar desafíos, es importante mantener la esperanza. 

Daniella Bellizia Chacón

Nutricionista – dietista

Equipo Anticáncer Carlos Malatesta

 

Referencias bibliográficas: 

(1) Peacock K, Carlson K, Ketvertis KM. Menopause. StatPearls. Treasure Island (FL):  Enero, 2024. Disponible en la web en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK507826/ 

(2) MedScape. Vincent Richeux. Choosing the Right Approach to Cancer and Menopause  Symptoms. Conference News. París. Noviembre 21, 2023. Disponible en la web:  https://www.medscape.com/viewarticle/998696?&icd=login_success_email_match_fpf

(3) Bárbara Setpko. Cáncer de mama después de la menopausia. AARP. Octubre 29,  2018. Disponible en la web en: https://www.aarp.org/espanol/salud/enfermedades-y tratamientos/info-2018/cancer-de-mama-despues-de-la-menopausia.html 

(4) Novartis. La relación entre el cáncer de mama y la menopausia. Febrero 15, 2022.  Disponible en la web en: https://www.novartis.com/es-es/stories/la-relacion-entre-el cancer-de-mama-y-la-menopausia 

(5) Endocrine Society. Early menopause linked to greater risk for breast, and possibly  ovarian cancer. Press Release. Junio 3, 2024. Washington DC. 

(6) Jamie De Polo. Uso de TRH (terapia de reemplazo hormonal). Breast Cancer.Org.  Actualizado: Enero 6, 2024. Disponible en la web en: https://www.breastcancer.org/es/riesgo/factores-riesgo/terapia-reemplazo-hormonal 

(7) NIH. Instituto Nacional del Cáncer. La terapia hormonal para la menopausia y el  cáncer. Actualización: Septiembre 25, 2023. Disponible en la web en:  https://www.cancer.gov/espanol/cancer/causas-prevencion/riesgo/hormonas/hoja informativa-hormonas-menopausia