Explorando la realidad detrás de los productos light, revelamos por qué no son tan saludables como se presentan. Es esencial estar atentos a su composición y entender su impacto en nuestra salud. Si buscamos una alimentación anticáncer, es momento de considerar alternativas más beneficiosas y nutritivas. Sigue leyendo aquí 

En la búsqueda de una alimentación más saludable, muchos consumidores optan por productos etiquetados como «light», creyendo que son opciones convenientes, más bajas en calorías, grasas y azúcares. 

Sin embargo, tras la etiqueta «light» se esconde frecuentemente la realidad de que muchos de estos productos son, en realidad, productos ultraprocesados con información nutricional confusa o engañosa. 

¿Por qué muchos alimentos light son considerados ultraprocesados?

Los alimentos «light» son aquellos que han sido modificados para reducir su contenido calórico, de grasas, azúcares o sodio en comparación con su versión completa. Por ejemplo, una galleta «light» puede contener un 30% menos de grasas y azúcares que la versión regular, o un refresco «light» puede tener una reducción significativa en calorías y azúcares en comparación con la versión estándar (3).

Sin embargo, la reducción de estos componentes muchas veces conlleva la adición de otros ingredientes para compensar la pérdida de sabor o textura, como edulcorantes artificiales, saborizantes y espesantes, ingredientes que pueden ser dañinos para la salud (1).

Como resultado, es frecuente que muchos alimentos «light» no representen una mejora significativa con respecto a sus versiones estándar.

Estrategias utilizadas por las empresas para crear productos light

Las empresas de la industria alimentaria suelen emplear diversas estrategias para presentar sus productos ultraprocesados como opciones light. Estas estrategias incluyen la reducción de un solo nutriente, el uso de ingredientes engañosos y el etiquetado confuso, entre otros.

-Reducción de un solo nutriente: Se reduce un nutriente específico, como la grasa o el azúcar, pero se compensa su sabor con otros ingredientes poco saludables, como azúcares añadidos o grasas saturadas. Por ejemplo, un yogur bajo en grasas puede tener más azúcar. 

-Uso de ingredientes «engañosos»: Se emplean ingredientes que no son más saludables que sus versiones originales, como edulcorantes artificiales y saborizantes. 

Por ejemplo, un yogur «light» de fresa puede parecer una opción saludable, pero al revisar la etiqueta, se descubre que no contiene fruta fresca real, sino que está elaborado con saborizantes artificiales y edulcorantes para imitar el sabor de la fruta. 

-Porciones engañosas: las porciones indicadas en los envases de alimentos light suelen ser más pequeñas que las de sus versiones normales, lo que puede llevar a un consumo excesivo de calorías.

-Etiquetado confuso: se utilizan términos como «bajo en grasa» o «sin azúcar» sin proporcionar información completa sobre el contenido total de calorías, grasas saturadas, sodio o azúcares añadidos. 

Un ejemplo sería una barrita de cereal «light» que promociona ser baja en calorías y grasas. Sin embargo, al leer la lista de ingredientes, se descubre que está compuesta principalmente de jarabe de maíz de alta fructosa y aceites vegetales hidrogenados, que son ingredientes poco saludables y altamente procesados. Aunque pueda tener menos calorías que una barrita de cereal regular, sigue siendo una opción poco nutritiva debido a la calidad de sus ingredientes. 

Consecuencias negativas de estos alimentos light

Es crucial reconocer que la aparente virtud de estos productos puede enmascarar una serie de riesgos para nuestra salud:

  • Aumento de peso: a pesar de tener menos calorías que sus versiones originales, estos productos suelen ser menos saciantes, lo que puede conducir a comer más cantidad y, en consecuencia, aumentar de peso (1,2).
  • Desarrollo de enfermedades crónicas: el alto contenido de ingredientes industrializados, como azúcares añadidos, grasas saturadas, sodio y aditivos ultra procesados puede aumentar el riesgo de padecer enfermedades crónicas como diabetes, enfermedades cardíacas, hipertensión y algunos tipos de cáncer como cáncer colorrectal, cáncer de esófago y cáncer de mama (1). Respecto al cáncer de estómago el exceso de sodio en los alimentos en conserva incrementa su incidencia (1). 
  • Deterioro de la calidad de la dieta: la dependencia de alimentos light ultraprocesados desplaza el consumo de alimentos frescos y nutritivos, esenciales para una dieta saludable y equilibrada (2).

 

Las claves para una alimentación saludable

  • Prioriza el consumo de alimentos frescos y mínimamente procesados, como frutas, verduras, legumbres, cereales integrales, aceites vírgenes, frutos secos y carnes magras.
  • Lee las etiquetas con atención y compara la información nutricional de diferentes productos light para elegir aquellos con menor contenido de ingredientes dañinos. Sin embargo, muchos alimentos light carecen de información comparativa en su etiquetado, lo que dificulta al consumidor ver la diferencia en grasas, azúcares y calorías entre estos productos y sus versiones convencionales (3).
  • Cocina en casa con ingredientes frescos para reducir el riesgo de enfermedades crónicas y mejorar la salud en general.
  • Prefiere productos de empresas artesanales que no utilicen ultraprocesados en la fabricación de alimentos saludables considerados dietéticos. 

 

Así que ya sabes, no te dejes engañar por las apariencias. Por eso, te ofrecemos nuestro Recetario Anticáncer y nuestro Recetario de Postres Dulce Vida, con los que puedes comenzar a disfrutar de platos con alimentos reales, libres de azúcar refinada, grasas procesadas, con un bajo índice glucémico y fáciles de preparar, que nutren y protegen tu salud. 

Dar clic aquí para obtenerlos Recetario Anticáncer (salado) y Recetario Dulce Vida (postres) 

Daniella Bellizia Chacón

Nutricionista – dietista

Equipo Anticáncer Carlos Malatesta 

Referencias Bibliográficas: 

  1. Díaz, María Consuelo, & Glaves, Alice. (2020). Relación entre consumo de alimentos procesados, ultra procesados y riesgo de cáncer: una revisión sistemática. Revista chilena de nutrición, 47(5), 808-821. Disponible en la web en: https://dx.doi.org/10.4067/s0717-75182020000500808
  2. Laudanno Oscar M. Cambios en la microbiota por ultraprocesados: obesidad, cáncer y muerte prematura. Medicina . Buenos Aires. Junio 2023;  83( 2 ): 278-282. Disponible en la web en: http://www.scielo.org.ar/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0025-76802023000400278&lng=es.
  3. Montse Vilaplana I Batalla. Alimentos light y dietas milagro. Offarm. Abril, 2008.  Vol. 27. Núm. 4. Páginas 88-93. Disponible en la web en: https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-alimentos-light-dietas-milagro-13120070 
  4. El impacto de la publicidad en los hábitos alimenticios de los españoles: una cuestión de educación alimentaria. Revista de Comunicación y Salud. 2021, Vol. 11, 29-53. Disponible en la web en: https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/7914969.pdf